octubre 28, 2021
  • 4:28 pm La guía definitiva de Santa Genoveva: 13 cosas sobre ella y su fiesta
  • 6:11 pm 10 auténticas cervezas de monjes trapenses
  • 6:17 pm 15 CITAS CIENTÍFICAS PRO VIDA Y EN CONTRA DEL ABORTO
  • 2:05 pm La conquista: 9 lecciones católicas del libro de Josué del Antiguo Testamento
  • 1:09 am Todo acerca del Sacramento del Bautismo de la Iglesia Católica en menos de 50 preguntas.
Becerro de oro

por HHAmbrose el 20/03/2013


Listers, “el hombre mismo no puede simplemente  hacer “adoración”. Esta es la primera línea de los dos párrafos más poderosos de El espíritu de la liturgia del cardenal Ratzinger. SPL ha promovido previamente este trabajo seminal en 2 Libros del cardenal Ratzinger que cambiará su vida. Si bien esa lista se centra en el contexto más amplio en el que está escrito el libro, la Reina de las Ciencias y el papel de la liturgia, esta lista presenta un periscopio pequeño pero potente.


El cardenal Ratzinger entiende el episodio del becerro de oro en Éxodo 32, no como el pueblo de Israel que se rebela contra Dios directamente, sino que después de perder la esperanza en Moisés, la gente decidió adorar a Dios a su manera. El comienzo del capítulo establece la mentalidad de los israelitas, especialmente los versículos 4-5.
 
1 Cuando la gente vio que Moisés tardó en descender de la montaña, la gente se reunió con Aarón y le dijo: “Levántanos, haznos dioses, que irán delante de nosotros; En cuanto a este Moisés, el hombre que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué ha sido de él “. 2 Y Aarón les dijo: “Quítate los anillos de oro que están en los oídos de tus esposas, tus hijos y tus hijas, y tráemelos”. 3 Entonces todo el pueblo se quitó los anillos de oro que tenían en las orejas y se los llevaron a Aarón. 4 Y recibió el oro en sus manos, y lo formó con una herramienta de grabado, e hizo un becerro fundido; y dijeron: “¡Estos son tus dioses, oh Israel, que te trajeron de la tierra de Egipto!” 5 Cuando Aarón vio esto, construyó un altar delante de él; y Aarón hizo una proclamación y dijo: “Mañana será una fiesta para Jehová”. 6 Y se levantaron temprano al día siguiente, y ofrecieron holocaustos y trajeron ofrendas de paz; y la gente se sentó a comer y beber, y se levantó para jugar.
 
El buen Cardenal usa este capítulo para discutir la distinción entre la liturgia dada por Dios y la liturgia creada por el hombre. Como precaución, es demasiado fácil para un lector católico reconocer superficialmente las palabras del cardenal como una condena al protestantismo. Si bien condenan a quienes fabrican su propia fe, el propósito del cardenal Ratzinger al escribir es mostrar a los católicos cuál debe ser el “espíritu de la liturgia” apropiado.


La liturgia católica no está en peligro de ser secuestrada por los protestantes; estaba y todavía está en peligro de ser hecha protestante por los católicos.

The Phillip Medhurst Picture Torah 450. Worshipping the golden calf



A continuación se presenta el texto textualmente (págs. 21-23) con títulos enumerados complementados y citas destacadas.


1. Lo que el hombre no puede hacer

“El hombre mismo no puede simplemente hacer “adoración”. Si Dios no se revela, el hombre está agarrando el espacio vacío. Moisés le dice a Faraón: “[No] sabemos con qué debemos servir al Señor” (Ex. 10:26). Estas palabras muestran una ley fundamental de toda liturgia. Cuando Dios no se revela, el hombre puede, desde el sentido de Dios dentro de él, construir altares “al dios desconocido” (cf. Hechos 17:23). Puede alcanzar a Dios en su pensamiento y tratar de sentir su camino hacia él”.


[La liturgia] no puede surgir de la imaginación, nuestra propia creatividad, porque entonces seguiría siendo solo un grito en la oscuridad o una mera autoafirmación.


“Pero la verdadera liturgia implica que Dios responde y revela cómo podemos adorarlo. En cualquier forma, la liturgia incluye algún tipo de “institución”. No puede surgir de la imaginación, de nuestra propia creatividad, entonces seguiría siendo solo un grito en la oscuridad o una simple autoafirmación. La liturgia implica una relación real con otro, que se nos revela y le da a nuestra existencia una nueva dirección”.
 
 
2. El becerro de oro
“En el Antiguo Testamento hay una serie de testimonios muy impresionantes de la verdad de que la liturgia no es una cuestión de “lo que quieras”. En ninguna parte es esto más dramáticamente evidente que en la narración del becerro de oro (estrictamente hablando, ‘toro becerro’). El culto dirigido por el sumo sacerdote Aarón no está destinado a servir a ninguno de los dioses falsos de los paganos. La apostasía es más sutil. No hay obvio apartarse de Dios hacia los falsos dioses.

Exteriormente, las personas permanecen completamente unidas al mismo Dios. Quieren glorificar al Dios que sacó a Israel de Egipto y creen que pueden representar muy bien su misterioso poder a imagen de un becerro. Todo parece estar en orden. Presumible mente, incluso el ritual está en total conformidad con las rúbricas. Y, sin embargo, es alejarse de la adoración de Dios a la idolatría”.


La adoración ya no es acercarse a Dios, sino atraer a Dios al mundo de uno. Él debe estar allí cuando sea necesario, y debe ser el tipo de Dios que se necesita. El hombre está usando a Dios, y en realidad, incluso si no es discernible exteriormente, se está colocando por encima de Dios.


“Esta apostasía, que externamente es apenas perceptible, tiene dos causas. Primero hay una violación de la prohibición de las imágenes. El ser humano no puede hacer frente al Dios invisible, remoto y misterioso. Quieren traerlo a su propio mundo, a lo que pueden ver y comprender. La adoración ya no es acercarse a Dios, sino atraer a Dios al mundo de uno. Él debe estar allí cuando sea necesario, y debe ser el tipo de Dios que se necesita. El hombre está usando a Dios, y en realidad, incluso si no es discernible exteriormente, se está colocando por encima de Dios.
 
 

becerro de oro
Becerro de oro – Tissot


3. Auto gratificación banal
“Esto nos da una pista sobre el segundo punto. La adoración del becerro de oro es un culto autogenerado. Cuando Moisés se mantiene alejado por mucho tiempo, y Dios mismo se vuelve inaccesible, la gente simplemente lo trae de regreso. La adoración se convierte en una fiesta que la comunidad se da a sí misma, un festival de autoafirmación. En lugar de ser adoración a Dios, se convierte en un círculo cerrado en sí mismo: comer, beber y divertirse. El baile alrededor del becerro de oro es una imaginación de esta adoración egoísta. Es una especie de auto gratificación banal. La narrativa del becerro de oro es una advertencia sobre cualquier tipo de adoración auto iniciada y egoísta”.


La adoración se convierte en una fiesta que la comunidad se da a sí misma, un festival de autoafirmación.


“En última instancia, ya no se trata de Dios, sino de darse un pequeño mundo alternativo agradable, fabricado con los propios recursos. Entonces la liturgia realmente no tiene sentido, solo es perder el tiempo. O peor aún, se convierte en una apostasía del Dios viviente, una apostasía disfrazada de sacro. Todo lo que queda al final es la frustración, un sentimiento de vacío. No hay experiencia de esa liberación que siempre tiene lugar cuando el hombre se encuentra con el Dios viviente”.

Please follow and like us:
Listener Steward

RELATED ARTICLES

1 COMMENTS

  1. Pingback: 12 preguntas acerca de los 7 sacramentos de la Iglesia Católica | El tomista

Comments are closed.

LEAVE A COMMENT
error

Please spread the word :)