marzo 4, 2021
  • 6:17 pm 15 CITAS CIENTÍFICAS PRO VIDA Y EN CONTRA DEL ABORTO
  • 2:05 pm La conquista: 9 lecciones católicas del libro de Josué del Antiguo Testamento
  • 1:09 am Todo acerca del Sacramento del Bautismo de la Iglesia Católica en menos de 50 preguntas.
  • 5:27 pm Ella aplastará tu cabeza: 6 ejemplos de mujeres “aplastando” la cabeza de los hombres en la Biblia
  • 6:13 pm 5 himnos en inglés que todo católico debería saber

por HHAmbrose el 08/03/2014

Las cuatro leyes

  • Ley Eterna – Un tipo de Sabiduría Divina de Dios que mueve todas las cosas a su fin.
  • Ley Divina: las leyes históricas de las Escrituras dadas al hombre a través de la auto revelación de Dios.
  • La Ley Antigua – Enfoque extrínseco, miedo y recompensas terrenales – presagia el NT
  • La Nueva Ley – Enfoque intrínseco, amor y recompensas celestiales – Perfecciona el AT
  • Ley Natural – La Ley Eterna de Dios impresa en todas las cosas, de la cual “derivan sus respectivas inclinaciones a sus propios actos y fines”.
  • Derecho humano: leyes de los gobiernos que dictan la razón práctica a partir de los preceptos generales del derecho natural.

1. ¿Todos los hombres conocen la Ley Natural?

La Ley Eterna es el tipo de Sabiduría Divina que mueve todas las cosas a su fin. En su tratamiento de la Ley Eterna, Aquino enseña que el hombre no conoce la Ley Eterna directamente, pero puede conocer la ley por sus efectos. Así como uno puede conocer el sol por su luz solar. La Ley Eterna está impresa en todas las cosas y todas las cosas participan en la Ley Eterna; y, es a partir de esta impresión que todas las cosas “derivan sus respectivas inclinaciones a sus propios actos y fines” 1.

¿Cómo puede uno describir las “inclinaciones respectivas a sus propios actos y fines” en la humanidad? El Doctor Angélico declara, “por lo que [la criatura racional, es decir, el hombre] tiene una parte de la Razón Eterna, por la cual tiene una inclinación natural a su acto y fin apropiados: y esta participación de la ley eterna en la criatura racional se llama la ley natural. ”2 En su tratamiento de la Ley Eterna, Aquino difiere de algunos filósofos antiguos al afirmar que todos los hombres pueden conocer la Ley Natural. El vehículo por el cual el hombre conoce la Ley Natural es la razón y la comprensión. Aquí, Aquino hace una segunda distinción importante: algunos hombres entenderán más, otros menos. Aquino no promueve una visión igualitaria de la razón. Todos los hombres pueden saber, pero todos los hombres no lo sabrán por igual.

En contraste, el animal racional de la Creación, es decir, el humano, participa en la Ley Natural por la razón, pero los animales irracionales participan en la Ley Natural por un “principio de motivo interno”. Tenga en cuenta la importante implicación de que la humanidad participa en la Ley Natural por elección.

2. ¿Qué es un hábito?

La primera pregunta de Aquino es si se puede hablar de la Ley Natural o no como un hábito. ¿Qué es un hábito? Un hábito es una serie de actos que constituyen una práctica. El filósofo, Aristóteles, define un hábito como “una disposición por la cual alguien está dispuesto, bien o mal”. A esos hábitos que habitamos a la persona hacia el bien, llamamos virtudes. Esos hábitos que disponen a la persona al mal son vicios de llamada. Los hábitos de una persona definen quiénes son. Siguiendo a Aristóteles, Aquino señala que los hábitos son una especie de calidad. Desde este punto de vista, el filósofo afirma que “un hábito es una cualidad que es difícil de cambiar” 3.

Existen naturalmente buenos hábitos, que se llaman Virtudes Naturales o Virtudes Cardinales, es decir, prudencia, justicia, templanza y fortaleza. La prudencia es el “hábito electivo”, el hábito del razonamiento correcto. La justicia es el hábito del orden apropiado y la más alta virtud del Estado. La templanza es el hábito que hace que una persona razone ante algo placentero. La fortaleza es el hábito que hace que una persona razone cuando algo lo alejaría con miedo. Estas se llaman Virtudes Naturales porque están disponibles para todos los hombres. ¿Es la ley natural, entonces, como una virtud natural?

3. ¿Es la ley natural un hábito?

¿Es la ley natural un hábito? Aquino hace la distinción entre lo que es un hábito y lo que las personas tienen como hábito. La ley natural es un hábito en el segundo sentido. En primera noción, la Ley Natural no puede ser un hábito esencial de la humanidad, porque la Ley Natural es “algo designado por la razón”. La Ley Natural es la Ley Eterna de Dios impresa en el hombre, pero la participación del hombre en la Ley Natural viene a través del entendimiento. Aquí, Aquino destaca a los infantes y a los malvados como aquellos que no participan en la Ley Natural. En consecuencia, no es un hábito esencial de la humanidad.

La ley natural es un hábito en el segundo sentido. Aquino hace la distinción de que los principios indemostrables en sí mismos no son hábitos, sino que son los principios de los hábitos. En consecuencia, la Ley Natural en la medida en que es indemostrable no es un hábito, pero es el principio detrás de muchos hábitos. Por ejemplo, San Basilio habla de la sinderesis como una “ley de la mente”. La sinderesis puede resumirse como un hábito por el cual un hombre sabe lo que es bueno y lo que es malo. En el entendimiento de Aquino, la sinderesis sería el hábito que tiene como principio la Ley Natural, pero la Ley Natural en sí misma no sería un hábito, sino una ley. De ello se deduce que la Ley Natural también sería el principio detrás de todas las Virtudes Naturales discutidas anteriormente.

La siguiente pregunta que Tomás de Aquino toma en su discusión sobre la ley es ¿cuáles son los preceptos de la Ley Natural? O más bien, si la Ley Natural es el principio de buenos hábitos, ¿qué importa la Ley Natural a quienes reflexionan sobre ella? ¿Cuáles son sus preceptos morales generales?

________________________________________

Please follow and like us:
Listener Steward

RELATED ARTICLES
error

Please spread the word :)