septiembre 18, 2021
  • 6:11 pm 10 auténticas cervezas de monjes trapenses
  • 6:17 pm 15 CITAS CIENTÍFICAS PRO VIDA Y EN CONTRA DEL ABORTO
  • 2:05 pm La conquista: 9 lecciones católicas del libro de Josué del Antiguo Testamento
  • 1:09 am Todo acerca del Sacramento del Bautismo de la Iglesia Católica en menos de 50 preguntas.
  • 5:27 pm Ella aplastará tu cabeza: 6 ejemplos de mujeres “aplastando” la cabeza de los hombres en la Biblia

SPL el 26/07/2014

Listers, las siguientes son pautas oficiales dadas a los sistemas de salud católicos por el Consejo de Obispos Católicos de los Estados Unidos (“USCCB”). Estas son las primeras nueve directivas de un total de setenta y dos que guían todo, desde las oportunidades de empleo hasta la anticoncepción. Los primeros nueve, junto con su introducción, forman amplias consideraciones sobre cómo debería funcionar un hospital católico en la sociedad moderna. Casi todos los temas articulados a continuación se desempaquetan en directivas posteriores, pero estas promulgaciones ofrecen un mapa rápido de las responsabilidades sociales de las instituciones de salud católicas.

Todo lo que sigue es literal, tal como lo emitió la USCCB, salvo los títulos individuales de cada directiva, que SPL ha agregado.

La responsabilidad social de los servicios de salud católicos

Introducción

Su aceptación de la misión de curación de Cristo ha llevado a los servicios católicos de atención de salud católicos en los Estados Unidos a convertirse en una parte integral del sistema de atención de salud de la nación. Hoy, este complejo sistema de atención médica se enfrenta a una serie de desafíos económicos, tecnológicos, sociales y morales. La respuesta de las instituciones y los servicios de salud católicos a estos desafíos está guiada por principios normativos que informan al ministerio de curación de la Iglesia.

Primero, el ministerio católico de atención médica tiene sus raíces en el compromiso de promover y defender la dignidad humana; Este es el fundamento de su preocupación por respetar lo sagrado de toda vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte. El primer derecho de la persona humana, el derecho a la vida, implica un derecho a los medios para el desarrollo adecuado de la vida, como la atención médica adecuada.7

Segundo, el mandato bíblico de cuidar a los pobres requiere que expresemos esto en acciones concretas en todos los niveles de la atención médica católica. Este mandato nos impulsa a trabajar para garantizar que el sistema de prestación de atención médica de nuestro país brinde atención médica adecuada a los pobres. En las instituciones católicas, se debe prestar especial atención a las necesidades de atención médica de los pobres, los que no tienen seguro y los que tienen seguro insuficiente.8

Tercero, el ministerio católico de atención médica busca contribuir al bien común. El bien común se realiza cuando las condiciones económicas, políticas y sociales aseguran la protección de los derechos fundamentales de todas las personas y permiten a todos cumplir su propósito común y alcanzar sus objetivos comunes.9

Cuarto, el ministerio católico de atención médica ejerce una administración responsable de los recursos de atención médica disponibles. Un sistema de atención médica justo se ocupará tanto de promover la equidad de la atención, para asegurar que se respete el derecho de cada persona a la atención básica de la salud, como de promover la buena salud de todos en la comunidad. La administración responsable de los recursos de atención médica se puede lograr mejor en el diálogo con personas de todos los niveles de la sociedad, en conformidad con el principio de subsidiariedad y con el respeto de los principios morales que guían a las instituciones y las personas.

Quinto, dentro de una sociedad pluralista, los servicios de salud católicos encontrarán solicitudes de procedimientos médicos contrarios a las enseñanzas morales de la Iglesia. La atención médica católica no ofende los derechos de la conciencia individual al negarse a proporcionar o permitir procedimientos médicos que la autoridad docente de la Iglesia considere moralmente incorrectos.

Directivas

Guiados por Cristo y la tradición

1. Un servicio católico de atención médica institucional es una comunidad que brinda atención médica a quienes la necesitan. Este servicio debe ser animado por el Evangelio de Jesucristo y guiado por la tradición moral de la Iglesia.

Espíritu de respeto mutuo

2. La atención médica católica debe estar marcada por un espíritu de respeto mutuo entre los cuidadores que los disponga a tratar con aquellos a quienes sirve y a sus familias con la compasión de Cristo, sensibles a su vulnerabilidad en momentos de necesidad especial.

Todos son tratados como personas únicas con un valor incompatible

3. De acuerdo con su misión, la atención médica católica debe distinguirse por el servicio y la defensa de aquellas personas cuya condición social los coloca al margen de nuestra sociedad y los hace particularmente vulnerables a la discriminación: los pobres; los no asegurados y los niños y no nacidos; padres solteros; los ancianos; aquellos con enfermedades incurables y dependencias químicas; minorías raciales; inmigrantes y refugiados. En particular, la persona con discapacidades mentales o físicas, independientemente de la causa o la gravedad, debe ser tratada como una persona única de valor incomparable, con el mismo derecho a la vida y a una atención médica adecuada que todas las demás personas.

Investigación médica moral

4. Una institución católica de atención de la salud, especialmente un hospital universitario, promoverá la investigación médica consistente con su misión de proporcionar atención médica y con preocupación por la administración responsable de la atención médica. Dicha investigación médica debe cumplir con los principios morales católicos.

Las directivas deben hacerse política

5. Los servicios de atención médica católicos deben adoptar estas Directivas como política, exigir su cumplimiento dentro de la institución como condición para los privilegios médicos y el empleo, y proporcionar instrucciones apropiadas con respecto a las Directivas para el personal administrativo, médico y de enfermería, y otro personal.

Administración

6. Una organización católica de atención médica debe ser una administradora responsable de los recursos de atención médica disponibles. La colaboración con otros proveedores de atención médica, de manera que no comprometa la enseñanza social y moral católica, puede ser un medio eficaz de tal mayordomía.2

Igualdad de oportunidades de empleo

7. Una institución católica de atención médica debe tratar a sus empleados con respeto y justicia. Esta responsabilidad incluye: igualdad de oportunidades de empleo para cualquier persona calificada para la tarea, independientemente de la raza, el sexo, la edad, el origen nacional o la discapacidad de una persona; un lugar de trabajo que promueve la participación de los empleados; un ambiente de trabajo que garantice la seguridad y el bienestar de los empleados; justa compensación y beneficios; y el reconocimiento de los derechos de los empleados a organizarse y negociar colectivamente sin perjuicio del bien común.

Obediencia al derecho canónico

8. Las instituciones de salud católicas tienen una relación única tanto con la Iglesia como con la comunidad en general a la que sirven. Debido a la naturaleza eclesial de esta relación, se observarán los requisitos relevantes de la ley canónica con respecto a la fundación de una nueva institución católica de atención médica; la revisión sustancial de la misión de una institución; y la venta, transferencia de patrocinio o cierre de una institución existente.

Los empleados deben cumplir con la misión religiosa

9. Los empleados de una institución católica de atención médica deben respetar y cumplir la misión religiosa de la institución y cumplir con estas Directivas. Deben mantener estándares profesionales y promover el compromiso de la institución con la dignidad humana y el bien común.

1. Documento oficial: USCCB, Directivas éticas y religiosas para los servicios de salud católicos, 2009.

2. Nota oficial 10: “10. El deber de una administración responsable exige una colaboración responsable. Pero en los esfuerzos de colaboración, los servicios de atención médica católicos con base institucional deben estar atentos a las ocasiones en que las políticas y prácticas de otras instituciones no son compatibles con la enseñanza moral autorizada de la Iglesia. En esos momentos, las instituciones católicas de atención médica deberían determinar si la colaboración sería moralmente permisible o en qué medida. Para emitir ese juicio, las juntas directivas de las instituciones católicas deben adherirse a los principios morales sobre la cooperación. Ver la parte seis.

Please follow and like us:
Listener Steward

RELATED ARTICLES
error

Please spread the word :)