septiembre 18, 2021
  • 6:11 pm 10 auténticas cervezas de monjes trapenses
  • 6:17 pm 15 CITAS CIENTÍFICAS PRO VIDA Y EN CONTRA DEL ABORTO
  • 2:05 pm La conquista: 9 lecciones católicas del libro de Josué del Antiguo Testamento
  • 1:09 am Todo acerca del Sacramento del Bautismo de la Iglesia Católica en menos de 50 preguntas.
  • 5:27 pm Ella aplastará tu cabeza: 6 ejemplos de mujeres “aplastando” la cabeza de los hombres en la Biblia

por HHAmbrose el 01/11/2014

Listers, ¿qué significa ser una buena persona? En la modernidad, el vocabulario moral de la sociedad ha cambiado de un lenguaje basado en la virtud a uno de valores. Las virtudes están enraizadas en la razón y reflejan un estándar moral común para todos los hombres. Los valores tienen sus raíces en el individuo y reflejan un universo moral autónomo. Donde las virtudes pueden discutir la justicia como algo aparte de cualquier individuo, los valores no tienen sentido sin el valor que se les importa del individuo. Una parroquia católica puede estar enraizada en los “valores de Cristo”, pero la comunidad local musulmana o atea presentaría sistemas de valores totalmente diferentes. En política, una parte puede valorar el “matrimonio tradicional”, mientras que otra parte puede valorar el “matrimonio entre personas del mismo sexo”. En Occidente, el discurso político se ha obsesionado con los valores generalmente bajo el disfraz del lenguaje de los derechos individuales; sin embargo, ¿es esta la mejor jerga moral que Occidente tiene para ofrecer? Occidente se fundó en un vocabulario moral que contemplaba el alma y la virtud. Las siguientes ocho preguntas están destinadas a servir como una introducción a la virtud en general, tanto moral como intelectual. La lista no pretende discutir ningún tema moral o político en particular, sino que ofrece un vocabulario moral enraizado en la razón y común a toda la humanidad. Y aunque no es necesario comprender las siguientes preguntas, se puede obtener una mayor comprensión de las virtudes contemplando primero el alma: 7 preguntas sobre los poderes del alma humana en comparación con otras almas.1

1. ¿Qué es una virtud?
Una virtud es “una disposición habitual y firme para hacer el bien”.2 La virtud no puede reducirse a un solo acto. Un hombre que devuelve una billetera perdida que encontró en un parque puede ser virtuoso, pero un solo acto no es dispositivo de la virtud. Para determinar si alguien es una persona virtuosa, a menudo se considera la totalidad de sus acciones. La pregunta clave es: ¿tiene esta persona la costumbre de hacer lo correcto? Un hábito puede definirse como una serie de acciones que constituyen una práctica. El filósofo, Aristóteles, dice que un hábito es “una disposición por la cual alguien está dispuesto, bien o mal”.3 Un hábito que coloca a alguien a lo que es bueno o bueno para ellos se llama virtud. Es un buen hábito. Un hábito que predispone a alguien a lo que es malo o malo para ellos se llama vicio. Es un mal hábito. Aquellos que tienen la costumbre de hacer lo que es bueno se llaman propiamente virtuosos, mientras que aquellos que tienen la costumbre de hacer lo que es malo se llaman viciosos.


 
2. ¿Cómo la virtud o el vicio definen a una persona?
Si una persona es etiquetada como virtuosa o viciosa, la etiqueta va más allá del contenido de sus acciones y parece definir a la persona misma. La virtud y el vicio son especies diferentes del género de la costumbre. Una virtud es un buen hábito, y un vicio es un mal hábito. Según Aristóteles y Aquino, el hábito es una especie de calidad. La categoría de calidad es una de las diez categorías del Organon de Aristóteles. En un sentido amplio, las categorías articulan todo lo que puede ser un objeto de aprehensión humana. Por ejemplo, una mesa. La categoría de cantidad indica cuántas tablas hay, la categoría de relaciones indica si es una tabla superior o inferior en comparación con otras tablas, y la categoría de lugar indica dónde está la tabla, y así sucesivamente. La categoría de calidad tiene cuatro tipos diferentes: primero, forma (rectangular, circular, etc.); segundo, cualidades sensoriales (caliente, frío, ruidoso, silencioso, etc.); tercero, capacidad (un hombre tiene la capacidad de correr rápidamente) o una mesa para soportar un gran peso); y cuarto, disposiciones (la calidad de ser dispuesto un acto). El hábito es una especie de calidad en el cuarto sentido: de disposiciones. Por lo tanto, un hábito, ya sea una virtud o un vicio, define la calidad misma de su sujeto, la persona, ya sea como dispuesto al bien o al mal.
 


3. ¿Pueden los no católicos ser virtuosos?
 Las virtudes naturales o “virtudes humanas” se conocen como “naturales”, porque están naturalmente disponibles para toda la humanidad.5 Todo ser humano es un animal racional y es capaz de adquirir las virtudes naturales. En otras palabras, una persona no necesita ser católica para tener las virtudes naturales. Las virtudes naturales pueden servir como una mesa común de diálogo entre personas de todas las creencias y credos. Cada persona es un animal racional, lo que significa que están dotados del poder del intelecto en su alma. Cada persona tiene el poder de reflexionar racionalmente sobre sus propias acciones, que es la base de la moral. Actuar virtuosamente no es más que actuar racionalmente. Se espera que cada humano, independientemente de su “visión del mundo”, actúe racionalmente y se aferre al estándar común de la virtud natural. Sin embargo, es obvio que aunque todos los hombres pueden adquirir las virtudes naturales, no todos los hombres lo hacen. Una observación clave es que las virtudes son hábitos, no instintos obligatorios. El alma racional es como arcilla sobre el torno de alfarero. El animal racional, por el poder de su intelecto, puede optar por actuar racionalmente (bien) o irracionalmente (mal). El animal racional puede formarse en un individuo virtuoso o vicioso. Segundo, es cierto que el alma racional está inclinada hacia lo que es verdaderamente bueno y racional. Todas las personas eligen lo que es bueno. La advertencia es que el motor del alma, el poder de la voluntad, a menudo mueve el alma hacia bienes aparentes y no bienes reales.6 En consecuencia, aunque el hombre es un animal racional, a menudo toma decisiones irracionales hacia bienes aparentes, que pueden convertirse en vicios. De hecho, culturas o religiones enteras pueden evitar que los individuos sean virtuosos al habituarlos a bienes aparentes.
 
4. ¿Qué virtudes morales (virtudes cardinales de la iglesia) están disponibles para toda la humanidad?
Las virtudes cardinales son las virtudes morales naturales disponibles para todos los hombres. Partiendo de la antigua tradición filosófica griega y de la antigua fe hebrea del Antiguo Testamento, la Iglesia enseña que hay cuatro virtudes cardinales: prudencia, justicia, templanza y fortaleza.7 La prudencia es el “hábito electivo” y se puede decir que simplemente sea “razón correcta en acción”.8 La prudencia es única en la medida en que es una virtud intelectual y moral. La justicia es la virtud por la cual una persona da lo que se debe tanto a Dios como al prójimo.9 Es la virtud de estar bien ordenado. La justicia tiene la distinción de ser la más alta virtud de la política o del estado. La templanza es la virtud que hace que el alma razone frente a algo placentero que lo aleje.10 Por el contrario, la fortaleza es la virtud que hace que el alma razone frente a algo que lo asustará.11 El soldado que se mantiene firme a pesar de una embestida inminente es participar en la fortaleza. Un esposo o esposa que se mantiene fiel a sus votos matrimoniales a pesar del encanto del placer sexual adúltero se involucra en la templanza. Estas cuatro virtudes son las “virtudes cardinales”(cristianas), debido al “papel fundamental” que desempeñan en la moral.12 Las virtudes cardinales están disponibles para toda la humanidad, porque son virtudes adquiridas, lo que significa que pueden ser “adquiridas por el esfuerzo humano”.13 Cada animal racional, como criatura del Creador, puede adquirir estas virtudes morales, que a su vez preparan el alma “para la comunión con el amor divino”.14 Porque la gracia siempre perfecciona la naturaleza; así, la persona con gran virtud natural ha establecido una gran base para el amor divino.
 


5. ¿Hay virtudes que deben darse a la humanidad?
 Las virtudes teologales son virtudes morales que son dadas por Dios. Si bien las virtudes cardinales son virtudes naturales, pueden ser adquiridas por todos los animales racionales; Las virtudes teologales son virtudes infundidas, lo que significa que Dios las infunde en el individuo. Hay tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. La virtud de la fe es aquello por lo cual los católicos “creen en Dios y creen todo lo que él nos ha dicho y revelado, y que la Santa Iglesia propone nuestra creencia, porque él es la verdad misma”.15 La verdad no es un concepto, es una persona, Jesucristo, y se ha casado con la humanidad a través de su novia, su cuerpo, la Iglesia. La virtud de la fe, sin embargo, no puede reducirse al mero asentimiento intelectual. La verdadera fe es tanto creer como vivir esa creencia. La virtud de la esperanza es el “ancla del alma”.16 La esperanza ancla al creyente en la virtud al inculcarle el deseo del Reino de Dios, la confianza en Jesucristo y la confianza en el Espíritu Santo.17 La virtud de la caridad. Es la madre de todas las virtudes. Es la virtud por la cual amamos a Dios por sí mismo y a nuestros vecinos como a nosotros mismos.18 Así como el alma es la forma del cuerpo, la caridad es la forma de toda virtud: activa el potencial de la virtud. Es el ánima (alma) de la virtud, porque “la práctica de todas las virtudes está animada e inspirada por la caridad, que ‘une todo en perfecta armonía”.19 Aunque las virtudes teologales son infundidas en la persona por Dios, son hábitos adecuados, porque una vez que se les da, es la elección del individuo habituarse hacia los bienes de la fe, la esperanza y la caridad.
 
6. ¿Hay otras virtudes además de las virtudes morales?
Junto con las virtudes morales, están las virtudes intelectuales. Las virtudes intelectuales se pueden distinguir en dos categorías: las virtudes especulativas y las virtudes prácticas. El poder del intelecto es el poder distintivo del alma racional, y las virtudes especulativas ayudan a perfeccionar la capacidad del intelecto para considerar la verdad. Aquino enseña que las virtudes especulativas “pueden llamarse virtudes en la medida en que confieren aptitud para un buen trabajo, a saber. La consideración de la verdad (ya que este es el buen trabajo del intelecto).”20 Hay tres hábitos que perfeccionan el intelecto especulativo: comprensión, sabiduría y ciencia. Ahora, el intelecto especulativo tiene como fin la consideración de verdad, y la verdad misma es una doble consideración. Primero, existe la verdad que se conoce en sí misma. Tomás de Aquino afirma que “lo que se conoce en sí mismo es un” principio” y es entendido de inmediato por el intelecto”.21 El hábito que perfecciona la consideración de principios por parte del intelecto especulativo es la virtud de la comprensión. Es el “hábito de los principios”.22 Los principios en cuestión son conocidos en sí mismos, porque son indemostrables, no se deducen de otras verdades. Por ejemplo, “un todo es mayor que sus partes”. Además, existe el “primer principio indemostrable”, que es la base de todos los demás: “la misma cosa no puede afirmarse y negarse al mismo tiempo”.23 El segundo aspecto de la verdad es lo que se sabe que es verdad “a través de otro.”24  En otras palabras, se conoce a través de la capacidad de razonar. La virtud de la sabiduría contempla las causas más elevadas del universo y permite que el intelecto coloque a todos los seres en un orden racional. Por ejemplo, la sabiduría racionaliza que hay seres vivos y seres no vivos, los seres vivos inferiores son animales y plantas, bajo los animales existe el animal racional y los animales no racionales, y así sucesivamente. La ciencia es simplemente un “cuerpo de conocimiento”, por lo tanto, la virtud de la ciencia perfecciona el intelecto a través del estudio de los diferentes cuerpos de materia conocible. Entonces, mientras que la sabiduría pondrá todo en el orden adecuado de acuerdo con las causas más elevadas, la ciencia estudiará los cuerpos de conocimiento específico y distinguido, por ejemplo, química, astronomía, zoología, botánica, etc. Entonces, como enseña Aquino, “hay diferentes hábitos de el conocimiento científico; mientras que solo hay una sabiduría.”25 Una sabiduría establece el orden, mientras que los hábitos de conocimiento científico son tan numerosos como el potencial de separar un cuerpo de conocimiento de otro.
 
7. ¿Hay otras virtudes intelectuales?
Junto con las virtudes especulativas, están las virtudes prácticas del arte y la prudencia. La virtud del arte es el hábito de saber hacer cosas. Tomás de Aquino dice: “El arte no es más que” la razón correcta sobre ciertas obras que se realizarán”.26 El arte se entiende como un hábito operativo e práctico, en contraste con un hábito especulativo, porque perfecciona en el artesano una “aptitud para funciona bien.”27 El segundo hábito operativo o práctico es la prudencia. Si el arte es la “razón correcta de las cosas que se deben hacer”, entonces la prudencia es la “razón correcta de las cosas que se deben hacer”.28 En virtud del arte, hay una “acción que pasa a la materia externa” para crear un objeto externo. A través del arte de la forja, el herrero forja un arado. En virtud de la prudencia, hay una “acción permanente en el agente”. A través de la virtud de la prudencia, el herrero decide comenzar su día antes del amanecer. Aquino resume la distinción como “la prudencia se encuentra en la misma relación con acciones humanas similares, que consiste en el uso de poderes y hábitos, como lo hace el arte para la creación externa: ya que cada uno es la razón perfecta sobre las cosas que le conciernen”.29 La prudencia es única en la medida en que es tanto una virtud intelectual como una virtud moral. Por ejemplo, el herrero puede tomar decisiones prudentes sobre cómo operar a su herrero, mientras que también puede tomar decisiones prudentes sobre cómo tratar a su familia. La prudencia perfecciona la razón, que es necesaria tanto en asuntos intelectuales como morales30.
 

8. ¿Por qué las virtudes intelectuales no son virtudes morales?
Si un hombre es un gran botánico, ¿eso lo convierte en una persona moral o inmoral? Tampoco: la perspicacia de las virtudes intelectuales, salvo la prudencia, no tiene una importancia moral directa. Una persona puede ser increíblemente inteligente y también viciosa al mismo tiempo. Sin embargo, el intelecto tiene una consideración moral indirecta. Por ejemplo, el herrero tiene la costumbre del conocimiento científico necesario para forjar, y conoce el arte de la forja. La consideración moral es lo que el herrero quiere hacer con el conocimiento y el arte que tiene. Puede crear arados frágiles y venderlos para engañar a los clientes con su dinero. Puede crear las mejores espadas de la región y donarlas a los que luchan en el frente. La consideración moral no es el conocimiento en sí mismo, sino lo que el alma quiere hacer con el conocimiento. Por ejemplo, cuando la voluntad mueve el alma a usar el conocimiento para un propósito justo o caritativo, entonces el acto es un acto moral.31


 
1. Publicado el Día de Todos los Santos 2014 – Todos ustedes, santos hombres y mujeres de Dios, rueguen por nosotros. [↩]
2. Catecismo de la Iglesia Católica (“CCC”) § 1803 [↩]
3. Hábitos: para obtener más información sobre los hábitos y la fuente de las citas dadas, consulte ST I-II.49.1-2 [↩]
4. Las Categorías: Un bosquejo rápido de las Categorías de Aristóteles encontradas en su trabajo, Organon. (1) Sustancia: aquello que no se puede predicar de otra cosa; así, este hombre particular o esta silla particular; tenga en cuenta que si bien los accidentes de la sustancia pueden cambiar (por ejemplo, la silla se convierte en áspero o cambia de color), si la sustancia cambia, pierde la existencia (por ejemplo, un humano es un humano, no puede cambiar a nada más o menos que un humano). (2) Cantidad (3) Relación: las cosas pueden ser inferiores o superiores a otras, etc. (4) Calidad: como se describió anteriormente (5) Lugar: una sustancia puede estar aquí o allá (6) Tiempo: la tabla es un día viejo o cien días de antigüedad (7) Posición: la mesa está en posición vertical o volcada (8) Estado (o condición): la mesa está en esta u otra condición (9) Acción: producir un cambio, por ejemplo, un hombre puede correr o Patada (10) Afecto: recibir un acto o que se actúe sobre él, por ejemplo, la mesa es pateada por el hombre. [↩]
5. CCC § 1804 [↩]
6. ST.II-I.8.1 [↩]
7. CCC §§ 1805-11 [↩]
8. CCC § 1806 [↩]
9. Id. en § 1807 [↩]
10. Id. en § 1809 [↩]
11. Id. en § 1808 [↩]
12. Id. en § 1805 [↩]
13. Id. [↩]
14. Id. [↩]
15. Id. en § 1814 [↩]
16. Id. en § 1820 [↩]
17. Id. en §§ 1817-18 [↩]
18. Id. en §§ 1822-29 [↩]
19. Id. en § 1827, citando Col 3:14. [↩]
20. ST. I-II.57.1 ​​[↩]
21. Id. en a. 2 [↩]
22. Id. [↩]
23. Principios no demostrables: I-II.94.2 – por ejemplo, “Por lo tanto, como dice Boecio … ciertos axiomas o proposiciones son universalmente evidentes para todos; y tales son aquellas proposiciones cuyos términos son conocidos por todos, como, “Todo todo es mayor que su parte” y “Las cosas iguales a uno y lo mismo son iguales el uno al otro”. Pero algunas proposiciones son evidentes solo para los sabios, que entienden el significado de los términos de tales proposiciones: así, para quien entiende que un ángel no es un cuerpo, es evidente que un ángel no está circunscriptivamente en un lugar : pero esto no es evidente para los ignorantes, porque no pueden comprenderlo “. SPL discute principios no demostrables en la lista La guía de 6 pasos para la ley natural de Aquino en un mundo moderno “. [↩]
24. Id. en a. 2 [↩]
25. Id. [↩]
26. Id. en a. 3. [↩]
27. Id. [↩]
28. Id. en a. 4, cf. Metáfora ix, texto. 16 [↩]
29. Id. en a. 3-4 [↩]
30. Id. en a. 5. [↩]
31. Id. en a. 1. [↩]

Please follow and like us:
Listener Steward

RELATED ARTICLES
error

Please spread the word :)