junio 21, 2021
  • 6:11 pm 10 auténticas cervezas de monjes trapenses
  • 6:17 pm 15 CITAS CIENTÍFICAS PRO VIDA Y EN CONTRA DEL ABORTO
  • 2:05 pm La conquista: 9 lecciones católicas del libro de Josué del Antiguo Testamento
  • 1:09 am Todo acerca del Sacramento del Bautismo de la Iglesia Católica en menos de 50 preguntas.
  • 5:27 pm Ella aplastará tu cabeza: 6 ejemplos de mujeres “aplastando” la cabeza de los hombres en la Biblia

por el personal de SPL en 2014-11-09 • 9:21 am •

Listers, la Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta tiene una larga y rica historia. La Orden Soberana y Militar de Malta o “SMOM” para abreviar, tiene sus orígenes en un hospital de la era de la cruzada en las Tierras Santas encargado de cuidar no sólo a los católicos, sino también a los judíos y musulmanes. Además, la Orden se encargó de la defensa militar de esos hospitales, especialmente para los pobres y que sufrían en el interior, y para los peregrinos católicos. Mientras que otras órdenes militares se desvanecieron porque su propósito militar ya no era necesario, la Orden de Malta siguió adelante llevando a cabo su misión hospitalaria: construir hospitales (y defensas) dondequiera que vayan. Bajo este auspicio, la Orden no solo sobrevive sino que prospera como Orden de la Iglesia que muestra el amor misericordioso de Cristo a los pobres y que sufren.

El siguiente texto e imágenes se tomaron literalmente del sitio web de SMOM International o del sitio web oficial de la Asociación Estadounidense, excepto los títulos y la organización proporcionados por SPL, a menos que se indique lo contrario.

Misión de la Orden

“La Cruz de ocho puntas que simboliza la Orden representa las ocho Bienaventuranzas y, por lo tanto, es un recuerdo visual de su espiritualidad”.

1 Defensa de la fe y servicio a los pobres La Orden de San Juan de Jerusalén es una de las instituciones más antiguas de la civilización occidental y cristiana. Presente en Palestina hacia 1050, es una orden religiosa laica, tradicionalmente de carácter militar, caballeresco y noble. Sus 13.500 miembros incluyen frailes profesos y otros que han hecho la promesa de obediencia. Los demás Caballeros y Damas son miembros laicos, dedicados al ejercicio de la virtud y la caridad cristianas. Lo que distingue a los Caballeros de Malta es su compromiso de alcanzar su perfección espiritual dentro de la Iglesia y de dedicar sus energías al servicio de los pobres y los enfermos.

La Orden de Malta se mantiene fiel a sus principios inspiradores, resumidos en el lema “Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum”, nutriendo, testificando y protegiendo la fe y sirviendo a los pobres y enfermos en representación del Señor, que se hacen realidad a través del trabajo voluntario realizado. por Damas y Caballeros en asistencia humanitaria y actividades médicas y sociales. Hoy la Orden lleva a cabo estas actividades en más de 120 países.

La Orden Soberana de Malta es un sujeto soberano de derecho internacional, con su propia constitución, pasaportes, sellos e instituciones públicas. El 79º Gran Maestre, Fra ‘Matthew Festing, fue elegido Jefe vitalicio de la Orden el 11 de marzo de 2008. La Orden tiene relaciones diplomáticas con 104 países, muchos de los cuales no son católicos, y misiones en los principales países europeos, así como en Organismos europeos e internacionales. La Orden de Malta es neutral, imparcial y apolítica, por lo que puede actuar con éxito como mediadora entre Estados.

La Orden ha regresado recientemente a Malta, después de firmar un acuerdo con el Gobierno de Malta que le otorgó el uso exclusivo de Fort St. Angelo por un período de 99 años. Ubicado en la ciudad de Birgu, el Fuerte perteneció a los Caballeros desde 1530 hasta que la isla fue ocupada por Napoleón en 1798. Hoy, después de la restauración, el Fuerte alberga actividades históricas y culturales relacionadas con la Orden de Malta.1

“Caballero de la gracia y la devoción, SMOM” a través de Maciej Szczepańczyk, wiki.

2. Ser hospitalario en el tercer milenio La Orden de Malta es una Orden religiosa desde 1113, año en que fue reconocida por el Papa Pascual II. Como Orden religiosa, está vinculada a la Santa Sede, pero al mismo tiempo es independiente como sujeto soberano de derecho internacional. En este sentido, el carácter religioso de la Orden convive con su plena soberanía. El Gran Maestre es al mismo tiempo jefe de un Estado soberano y jefe de una Orden religiosa. En esta segunda capacidad, la Santa Iglesia Romana le otorga el rango de Cardenal.

La Orden de Malta es una Orden religiosa laica según el Derecho Canónico, donde algunos de sus miembros son religiosos -y han profesado los tres votos de pobreza, castidad y obediencia – y otros han hecho un voto especial de obediencia, mientras que la gran mayoría de los caballeros y las damas son miembros laicos. El Gran Maestre de la Orden es elegido entre los Caballeros Profesos de Votos Perpetuos.

Según la Constitución, los miembros de la Orden de Malta deben mantener un comportamiento cristiano ejemplar en su vida privada y pública, contribuyendo al mantenimiento de las tradiciones de la Orden.

El Papa nombra a un cardenal como su representante ante la Orden, el Cardinalis Patronus, cuyo deber es promover los intereses espirituales de la Orden y de sus miembros y mantener las relaciones con la Santa Sede. El Papa también nombra al Prelado de la Orden entre los tres candidatos propuestos por el Gran Maestre. El Prelado es el superior eclesiástico del clero de la Orden. La Orden se mantiene fiel a sus principios inspiradores: defensa de la Fe y servicio a los que sufren. Sus miembros comparten la misma vocación y luchan juntos por la solidaridad, la justicia y la paz, basados ​​en la enseñanza del Evangelio y en la más íntima comunión con la Santa Sede. Participan en una caridad activa y dinámica sostenida por la oración. Ningún Caballero o Dama lo es por privilegio de nacimiento o méritos adquiridos, sino por haber respondido al llamado de estar donde hay una necesidad material o moral, donde hay sufrimiento.

Dondequiera que se establecieran, los Caballeros Hospitalarios siempre establecían primero un hospital y un hospicio y luego, si era necesario, construían fortificaciones de defensa. ¿Qué significa ser hospitalario en el tercer milenio? Significa dedicarse a aliviar los sufrimientos y llevar el bálsamo de la caridad cristiana a los enfermos, en cualquier parte del mundo, no solo en los hospitales, sino también en las casas particulares y en las residencias de ancianos de los barrios marginales de las poblaciones desamparadas. La Orden no solo se dedica a los enfermos, sino también a los socialmente aislados, las víctimas de persecución y los refugiados de cualquier raza y religión2.


La historia

Beato Gerard, Fundador de la Orden de Malta.

 

3. La fundación de la Orden – 1048 d. C. El nacimiento de la Orden de San Juan se remonta hacia 1048. Los comerciantes de la antigua República Marina de Amalfi obtuvieron del Califa de Egipto la autorización para construir una iglesia, convento y hospital en Jerusalén, para atender a los peregrinos de cualquier religión  o raza. La Orden de San Juan de Jerusalén, la comunidad monástica que dirigía el hospital, se independizó bajo la guía de su fundador, el Beato Gérard. El Papa Pascual II aprobó la fundación del Hospital con la Bula del 15 de febrero de 1113, y lo puso bajo la égida de la Iglesia, otorgándole el derecho a elegir libremente a sus superiores sin injerencia de otras autoridades laicas o religiosas. En virtud de la Bula Papal, el Hospital se convirtió en una orden religiosa laica. Todos los caballeros eran religiosos, sujetos a los tres votos monásticos de pobreza, castidad y obediencia. La constitución del Reino de Jerusalén obligaba a la Orden a asumir la defensa militar de los enfermos y los peregrinos, además de custodiar sus centros médicos y carreteras principales. La Orden suma así la tarea de defender la fe a la de su misión hospitalaria. Con el paso del tiempo, la Orden adoptó la cruz blanca de ocho puntas que sigue siendo su símbolo hoy.


4. Pérdida de Tierra Santa – 1291 d. C. Tras la caída de San Juan de Acre y la pérdida de Tierra Santa en 1291, la Orden Hospitalaria de San Juan trasladó su sede y hospital a Limassol en la isla de Chipre, donde estaba presente desde 1210 gracias a la concesión de importantes propiedades, privilegios y derechos comerciales. Continuó construyendo nuevos hospitales fiel a su misión hospitalaria, y se benefició de la posición estratégica de la Isla para constituir una flota naval para proteger a los peregrinos en la ruta marítima a Tierra Santa. El número de miembros procedentes de toda Europa siguió creciendo y contribuyó al fortalecimiento de la estructura de la Orden, adquiriendo nuevas posesiones en la costa mediterránea. Entre ellos se encontraban el importante puerto de Famagusta, la ciudad de Nicosia y numerosas encomiendas.

Debido a las consecuencias de la creciente inestabilidad en Chipre, que resultó en la restricción de su expansión en la isla, los Hospitalarios buscaron considerar una base más adecuada para la sede de la Orden de San Juan en la isla de Rodas. Sin embargo, los Lugartenientes Magistrales permanecieron presentes en Chipre para gobernar los Prioratos y las Encomiendas (que se dice que tenían más de sesenta en 1374) durante otro siglo hasta mediados del siglo XV, cuando los Caballeros fueron llamados a la Sede Conventual en Rodas.

Caballeros Hospitalarios a través de la Enciclopedia Católica.

5. La defensa naval en Rodas – 1307 d. C. Bajo el liderazgo del Gran Maestre Fra ’Foulques de Villaret, en 1307, los Caballeros de la Orden de San Juan desembarcaron con su flota en Rodas, completando la adquisición de la isla en 1310 cuando trasladó su sede allí. Además de ofrecer puertos naturales para sus flotas, la isla era un lugar estratégico que unía los mundos oriental y occidental. A partir de entonces, la defensa del mundo cristiano requirió la organización de una fuerza naval. Así, la Orden construyó una poderosa flota y navegó por el Mediterráneo Oriental, librando muchas batallas famosas.

La independencia de la Orden de otras naciones otorgada por escritura pontificia, y su derecho universalmente reconocido de mantener y desplegar fuerzas armadas y de nombrar embajadores, ha constituido la base de su soberanía internacional. A principios del siglo XIV, las instituciones de la Orden y los caballeros que llegaron a Rodas desde todos los rincones de Europa se agruparon según los idiomas que hablaban. Inicialmente había siete grupos de Langues (Lenguas): Provenza, Auvernia, Francia, Italia, Aragón (Navarra), Inglaterra (con Escocia e Irlanda) y Alemania, y más tarde un octavo: Castilla y Portugal. Cada Langue incluía Prioratos o Grandes Prioratos, Bailiwicks y Encomiendas.

La Orden estaba gobernada por su Gran Maestre (Príncipe de Rodas) junto con el Consejo, acuñaba su propio dinero y mantenía relaciones diplomáticas con otros estados. Los altos cargos de la Orden fueron otorgados a representantes de diferentes lenguas. La sede de la Orden, el Convento, estaba compuesta por religiosos de diversas nacionalidades. Después de seis meses de asedio y feroces combates contra la flota y el ejército del sultán Solimán el Magnífico, los caballeros se vieron obligados a rendirse en 1523 y dejaron Rodas con honores militares.

Batalla de Lepanto (hundimiento del barco otomano), 1762.

6. La isla de Malta – 1530 d. C La Orden permaneció sin territorio propio hasta 1530, cuando el Gran Maestre Fray Philippe de Villiers de l’Isle Adam tomó posesión de la isla de Malta, concedida a la Orden por el Emperador Carlos V con la aprobación del Papa Clemente VII. Se decidió que la Orden debería permanecer neutral en cualquier guerra entre naciones cristianas. En 1565, los caballeros, dirigidos por el Gran Maestre Fray Jean de la Vallette, defendieron la isla durante más de tres meses durante el Gran Asedio de los Otomanos. Tras esta victoria se construyó la ciudad y el puerto de La Valeta, que recibió el nombre del Gran Maestre, su fundador. Los caballeros transformaron Malta, emprendiendo proyectos de construcción urbana: se construyeron palacios e iglesias, así como formidables nuevos bastiones de defensa y jardines. Floreció la arquitectura y el mecenazgo artístico. La isla recibió un gran hospital nuevo, considerado uno de los mejor organizados y más eficaces del mundo. También se fundó una escuela de anatomía y siguió la facultad de medicina. En particular, la Orden contribuyó al desarrollo de la oftalmología y la farmacología.

Además de estas actividades, durante siglos la flota de la Orden de Malta participó en las maniobras más importantes del Mediterráneo contra la flota otomana y contra los piratas norteafricanos. En 1571 la flota de la Orden de Malta participó en la Batalla de Lepanto, contribuyendo a la victoria de la flota cristiana contra la expansión del Imperio Otomano en Europa.


7. De Malta a Roma – 1798 d. C. Doscientos años después, durante su campaña en Egipto en 1798, Napoleón Bonaparte ocupó Malta por su valor estratégico. Debido al código de la Orden que les prohibía alzar armas contra otros cristianos, los caballeros se vieron obligados a abandonar su isla. El Tratado de Amiens, firmado en 1802, que estableció los derechos soberanos de la Orden sobre la isla de Malta, nunca se aplicó. Después de haber residido temporalmente en Messina, Catania y Ferrara, en 1834 la Orden se instaló definitivamente en Roma, donde posee, con carácter extraterritorial, el Palacio Magistral y la Villa Magistral en el Aventino.


8. Siglos XX y XXI En la segunda parte del siglo XIX, la misión hospitalaria originaria vuelve a ser el eje central de la Orden, cobrándose cada vez más fuerza durante el siglo pasado, sobre todo por la aportación de las actividades desarrolladas por sus Grandes Prioratos y Asociaciones Nacionales en tantos países alrededor del mundo. Durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial se llevaron a cabo actividades hospitalarias y caritativas a gran escala bajo la dirección del Gran Maestre Fra ’Ludovico Chigi Albani della Rovere (1931-1951).Bajo los Grandes Maestros Fra ’Angelo de Mojana di Cologna (1962-1988) y Fra’ Andrew Bertie (1988-2008), los proyectos se expandieron hasta llegar a las regiones más lejanas del mundo.


Misión y Membresías Modernas

Hospital de la Sagrada Familia SMOM en Belén, Palestina.

9. Misión moderna para ayudar a los enfermos y necesitados Siguiendo su misión histórica de ayudar a los enfermos, los necesitados y los más desfavorecidos de la sociedad, la Orden de Malta continúa su trabajo hoy, operando en más de 120 países. Sus programas incluyen asistencia médica y social, socorro en caso de conflictos armados y catástrofes naturales, servicios de emergencia y primeros auxilios, ayuda para ancianos, discapacitados y niños necesitados y capacitación en primeros auxilios y apoyo a refugiados. y desplazados internos independientemente de su raza, origen o religión. La Orden de Malta ha estado operando con esta perspectiva imparcial durante más de 900 años, cuidando a personas de todas las creencias: musulmana, ortodoxa, católica, protestante, judía.

La Orden cuenta con la participación de sus 13.500 miembros, así como de aproximadamente 80.000 voluntarios capacitados y 25.000 empleados, la mayoría de los cuales son personal médico. Las organizaciones de la Orden en todo el mundo (Grandes Prioratos, Asociaciones Nacionales, organizaciones de ayuda y fundaciones) son las encargadas de llevar a cabo sus actividades, tanto en el ámbito permanente instituciones, como hospitales, centros médicos ambulatorios y residencias de ancianos, y con sus programas socio-médicos y humanitarios4.


10. El cardenal El Sumo Pontífice nombra a un Cardenal de la Santa Iglesia Romana como Su representante ante la Orden de Malta, el “Cardinalis Patronus” (Cardenal Patronus), investido con una autoridad especial. El Cardenal Patronus es el encargado de promover los intereses espirituales de la Orden y de sus miembros, así como las relaciones entre la Santa Sede y la Orden de Malta5.

Orden de Malta por Giorgio Minguzzi, Flickr

.

11. Membresía moderna Según la Constitución, los miembros de la Orden de Malta se dividen en tres Clases. Los miembros deben conducir su vida de manera ejemplar de conformidad con las enseñanzas y preceptos de la Iglesia Católica y dedicarse a las actividades de asistencia humanitaria de la Orden.

Los miembros de la Primera Clase son los Caballeros de Justicia, o Caballeros Profesos, y los Capellanes Conventuales Profesos, quienes han hecho votos de “pobreza, castidad y obediencia aspirando a la perfección según el Evangelio”. Son religiosos a todos los efectos del derecho canónico, pero no están obligados a vivir en comunidad.

Los miembros de la Segunda Clase, en virtud de la Promesa de Obediencia, están comprometidos a vivir según los principios cristianos y los principios inspiradores de la Orden. Se subdividen en tres categorías:

  1. Caballeros y damas de honor y devoción en obediencia
  2. Caballeros y Damas de Gracia y Devoción en Obediencia
  3. Caballeros y Damas de la Gracia Magistral en Obediencia

La Tercera Clase está formada por miembros laicos que no profesan votos religiosos ni la Promesa, pero que viven según los principios de la Iglesia y la Orden. Se dividen en seis categorías:

  1. Caballeros y Damas de Honor y Devoción
  2. Capellanes conventuales ad honorem
  3. Caballeros y Damas de Gracia y Devoción
  4. Capellanes Magistrales
  5. Caballeros y Damas de la Gracia Magistral
  6.  Donats (masculinos y femeninos) de devoción

* Para obtener más información sobre los Caballeros de Malta, visite el sitio web oficial internacional .

________________________________________

Al investigar la Orden de Malta, SPL tropezó con la página de Flickr de Giorgio Minguzzi. La página del Sr. Minguzzi muestra muchas fotografías impresionantes con la Orden como tema. Los siguientes son algunos que nos llamaron la atención y que encontramos que valió la pena compartir. Por favor apoye al Sr. Minguzzi visitando su página de Flickr. Gracias.

Orden de Malta por Giorgio Minguzzi, Flickr.

Orden de Malta por Giorgio Minguzzi, Flickr.

Orden de Malta por Giorgio Minguzzi, Flickr.

Orden de Malta por Giorgio Minguzzi, Flickr.

Orden de Malta por Giorgio Minguzzi, Flickr. – CISOM, Cuerpo de Socorro Italiano de la Orden de Malta.

Orden de Malta por Giorgio Minguzzi, Flickr.

1. La Misión de la Orden. [↩]

2. Sobre ser hospitalario. [↩]

3. Órdenes Falsas – El SMOM advierte a los católicos sobre órdenes “imitadores” o falsas, lo cual incluye una aclaración sobre Órdenes Militares del Vaticano. [↩]

4. La Misión Moderna de la Orden. [↩]

5. Cardenal Patronus. Esta lista fue investigada y compilada entre los rumores, y luego se publicó el día después de que Su Eminencia el Cardenal Burke fuera oficialmente removido de la Signatura Apostólica y nombrado Cardenal Patronus del SMOM. [↩]

Please follow and like us:
Listener Steward

RELATED ARTICLES
error

Please spread the word :)