mayo 7, 2021
  • 6:11 pm 10 auténticas cervezas de monjes trapenses
  • 6:17 pm 15 CITAS CIENTÍFICAS PRO VIDA Y EN CONTRA DEL ABORTO
  • 2:05 pm La conquista: 9 lecciones católicas del libro de Josué del Antiguo Testamento
  • 1:09 am Todo acerca del Sacramento del Bautismo de la Iglesia Católica en menos de 50 preguntas.
  • 5:27 pm Ella aplastará tu cabeza: 6 ejemplos de mujeres “aplastando” la cabeza de los hombres en la Biblia

por HHAmbrose  el 02/09/2013

Listers, ¿qué enseña realmente la Iglesia católica sobre la teoría de la evolución? Las siguientes citas son una muestra de cómo la Iglesia ha discutido y gobernado sobre la teoría divisiva. Se presentan en orden cronológico y la mayoría incluye un enlace a su fuente principal. Si cree que debería agregarse algunas citas notables, no dude en enviarlas en el cuadro de comentarios.
 
 
1. La evolución es accidental para nosotros, no para Dios
“En cuanto al Diseño Divino, ¿no es una instancia de Sabiduría y Diseño incomprensible e infinitamente maravilloso haber dado ciertas leyes para que importen hace millones de años, que han funcionado de manera segura y precisa, en el largo curso de esas edades, esos efectos? que Él de la primera propuesta. La teoría del Sr. Darwin no necesita ser atea, sea verdad o no; puede estar simplemente sugiriendo una idea más amplia de la Divina Presciencia y Habilidad. Tal vez tu amigo tenga una pista más segura que yo para guiarlo que yo, que nunca ha estudiado la pregunta, y yo no veo que “la evolución accidental de los seres orgánicos” es incompatible con el diseño divino. Es accidental para nosotros, no a Dios”.
– John Henry Newman, Carta a J. Walker de Scarborough, 22 de mayo de 1868, The Letters and Diaries of John Henry Newman, Oxford: Clarendon Press, 1973
 
2. No puede defender lo que está en contra de la fe
“Por lo tanto, a todos los cristianos fieles se les prohíbe defender como conclusiones legítimas de la ciencia aquellas opiniones que se sabe que son contrarias a la doctrina de la fe, particularmente si han sido condenadas por la Iglesia; y además están obligados a considerarlos como errores que llevan la apariencia engañosa de la verdad “.
Vaticano I, Sesión 3, Capítulo 4, # 9 – 24 de abril de 1870

3. Fe y razón: apoyo mutuo
“No solo la fe y la razón nunca pueden estar reñidas entre sí, sino que se apoyan mutuamente, porque por un lado la razón correcta estableció los fundamentos de la fe y, iluminada por su luz, desarrolla la ciencia de las cosas divinas; por otro lado, la fe entrega la razón de los errores y la protege y le proporciona conocimiento de muchos tipos “.
Vaticano I, Sesión 3, Capítulo 4, # 10 – 24 de abril de 1870

4. Dios puede ser conocido a través de la razón natural
“La misma Santa Madre Iglesia sostiene y enseña que Dios, la fuente y el fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza a partir de la consideración de las cosas creadas, por el poder natural de la razón humana: desde la creación del mundo, su invisible la naturaleza se ha percibido claramente en las cosas que se han hecho”.
Vaticano I, Sesión 3, Capítulo 2, # 10 – 24 de abril de 1870
 
5. Vaticano I sobre Creación, Fe y Razón
1. Si alguien niega al único Dios verdadero, creador y señor de las cosas visibles e invisibles: que sea anatema.
2. Si alguien es tan audaz como para afirmar que no existe nada más que la materia: que sea anatema.
3. Si alguien dice que la sustancia o esencia de Dios y la de todas las cosas son una y la misma: que sea anatema.
4. Si alguien dice que cosas finitas, tanto corporales como espirituales, o en cualquier caso, espirituales, emanaron de la sustancia divina; o que la esencia divina, por la manifestación y evolución de sí misma se convierte en todas las cosas o, finalmente, que Dios es un ser universal o indefinido que por autodeterminación establece la totalidad de las cosas distintas en géneros, especies e individuos: que sea anatema.
5. Si alguien no confiesa que el mundo y todas las cosas que están contenidas en él, tanto espirituales como materiales, fueron producidos, de acuerdo con toda su sustancia, de la nada por Dios; o sostiene que Dios no creó por su voluntad libre de toda necesidad, sino tan necesariamente como se ama a sí mismo; o niega que el mundo fue creado para la gloria de Dios: que sea anatema.
 – Vaticano I, Sobre Dios el Creador de todas las cosas, cánones, 1869-70

Leon XIII
León XIII

6. No se puede dudar de nadie
“Registramos lo que todos conocen, y nadie puede dudar de él, que Dios, en el sexto día de la creación, al haber hecho al hombre del limo de la tierra, y al respirar en su rostro el aliento de vida, le dio un compañero, a quien milagrosamente tomó del lado de Adán cuando estaba encerrado en el sueño”.


Arcano, encíclica del papa León XIII sobre el matrimonio cristiano – 10 de febrero de 1880
 


7. Materialismo apoyado por la evolución.
“Algunos sostienen de manera imprudente e indiscreta que la evolución, que no se ha probado completamente incluso en el dominio de las ciencias naturales, explica el origen de todas las cosas y apoya audazmente la opinión monista y panteísta de que el mundo está en continua evolución. Los comunistas suscriben con gusto esta opinión para que, cuando las almas de los hombres se hayan visto privadas de toda idea de un Dios personal, puedan defender y propagar su materialismo dialéctico de manera más eficaz”.
Papa Pío XII, Humani Generis – 12 de agosto de 1950


 
8. ¿Se puede oponer la “nueva verdad” a la verdad conocida?
“Cualquier verdad nueva que la mente humana sincera pueda encontrar, ciertamente no puede oponerse a la verdad ya adquirida, ya que Dios, la Verdad más elevada, ha creado y guía el intelecto humano, no es que diariamente pueda oponerse a las nuevas verdades a las establecidas correctamente, sino que, habiendo eliminado los errores que pueden haberse infiltrado, puede construir la verdad sobre la verdad en el mismo orden y estructura que existen en la realidad, la fuente de la verdad”.
Papa Pío XII, Humani Generis – 12 de agosto de 1950

 
9. Las almas son creadas inmediatamente por Dios
“Por estas razones, la Autoridad de Enseñanza de la Iglesia no prohíbe que, de conformidad con el estado actual de las ciencias humanas y la teología sagrada, la investigación y las discusiones, por parte de los hombres con experiencia en ambos campos, tengan lugar con respecto a la doctrina de evolución, en la medida en que indaga sobre el origen del cuerpo humano como proveniente de materia preexistente y viva, porque la fe católica nos obliga a sostener que las almas son creadas inmediatamente por Dios”.
Papa Pío XII, Humani Generis – 12 de agosto de 1950
 
 
10. Contra el poligenismo
“Sin embargo, cuando se trata de otra opinión conjetural, a saber, el poligenismo, los hijos de la Iglesia de ninguna manera disfrutan de tal libertad. Porque los fieles no pueden abrazar esa opinión que sostiene que, ya sea después de Adán, existieron en esta tierra hombres verdaderos que no se originaron a través de la generación natural de él como el primer padre de todos, o que Adán representa un cierto número de primeros padres. Ahora, de ninguna manera es evidente cómo se puede conciliar esa opinión con lo que las fuentes de la verdad revelada y los documentos de la Autoridad de Enseñanza de la Iglesia proponen con respecto al pecado original, que procede de un pecado cometido por un Adán individual y que, a través de la generación, se transmite a todos y está en cada uno como suyo “.
Papa Pío XII, Humani Generis – 12 de agosto de 1950

PIO XII

11. La escritura no es un mito
“Por lo tanto, cualquiera de las narraciones populares que se hayan insertado en las Sagradas Escrituras no debe considerarse de ninguna manera a la par de los mitos u otras cosas similares, que son más producto de una imaginación extravagante que de ese esfuerzo por la verdad y la simplicidad que en Los Libros Sagrados, también del Antiguo Testamento, son tan evidentes que nuestros antiguos escritores sagrados deben ser admirados destinado a ser claramente superior a los antiguos escritores profanos “.
Papa Pío XII, Humani Generis – 12 de agosto de 1950

 
12. ¿Cuántos difieren del mundo natural?
“Sabes que algunos científicos afirman la dependencia del hombre de la evolución de la naturaleza y lo colocan en el devenir cambiante de las diversas especies. Estas afirmaciones, en la medida en que realmente se prueban, son muy importantes, porque nos dicen que debemos respetar el mundo natural del que somos parte. Pero si nos adentramos en las profundidades del hombre, vemos que es más diferente de la naturaleza de lo que se parece. El hombre posee un espíritu, inteligencia, libertad, conciencia, por lo tanto, se parece más a Dios que al mundo creado”.
Bl. Juan Pablo II, Discurso a los jóvenes en el Vaticano – 6 de diciembre de 1978

 13. Catecismo de la Iglesia Católica.
159. Fe y ciencia: “… la investigación metódica en todas las ramas del conocimiento, siempre que se lleve a cabo de una manera verdaderamente científica y no anule las leyes morales, nunca puede entrar en conflicto con la fe, porque las cosas del mundo y las cosas de La fe deriva del mismo Dios. El humilde y perseverante investigador de los secretos de la naturaleza está siendo guiado, por así decirlo, de la mano de Dios a pesar de sí mismo, porque es Dios, el conservador de todas las cosas, quien los hizo lo que son”.

(Vaticano II GS 36: 1)

283. La pregunta sobre los orígenes del mundo y del hombre ha sido objeto de muchos estudios científicos que han enriquecido espléndidamente nuestro conocimiento de la edad y las dimensiones del cosmos, el desarrollo de las formas de vida y la apariencia del hombre. Estos descubrimientos nos invitan a una admiración aún mayor por la grandeza del Creador, incitándonos a darle gracias por todos sus trabajos y por la comprensión y sabiduría que brinda a los académicos e investigadores…
284. El gran interés otorgado a estos estudios se ve fuertemente estimulado por una cuestión de otro orden, que va más allá del dominio propio de las ciencias naturales. No se trata solo de saber cuándo y cómo surgió físicamente el universo, o cuándo apareció el hombre, sino de descubrir el significado de tal origen… – Catecismo de la Iglesia Católica, 1994, revisado en 1997.


 
14. Escritura enfocada en quién es el hombre, no cómo el hombre llegó a ser

“No podemos decir: creación o evolución, en la medida en que estas dos cosas responden a dos realidades diferentes. La historia del polvo de la tierra y el aliento de Dios, que acabamos de escuchar, en realidad no explica cómo las personas humanas llegan a ser sino más bien lo que son. Explica su origen más íntimo y arroja luz sobre el proyecto que es. Y, viceversa, la teoría de la evolución busca comprender y describir los desarrollos biológicos. Pero al hacerlo, no puede explicar de dónde proviene el “proyecto” de las personas humanas, ni su origen interno, ni su naturaleza particular. Hasta ese punto, nos enfrentamos aquí con dos realidades complementarias, en lugar de mutuamente excluyentes”.- Cardenal Ratzinger, In the Beginning: A Catholic Understanding of the Story of Creation and the Fall (Eerdmans, 1995), pág. 50


15. Sin conflicto
“En su encíclica Humani Generis (1950), mi predecesor Pío XII ya ha afirmado que no hay conflicto entre la evolución y la doctrina de la fe con respecto al hombre y su vocación, siempre que no perdamos de vista ciertos puntos fijos”.
Papa Juan Pablo II, Mensaje a la Academia Pontificia de Ciencias: sobre la evolución – 22 de octubre de 1996

 
16. Más que una hipótesis
“Pío XII agregó dos condiciones metodológicas para este estudio: uno no podía adoptar esta opinión como si fuera una doctrina cierta y demostrable, y uno no podía dejar totalmente de lado la enseñanza de la Revelación sobre las preguntas relevantes… Hoy, más de medio siglo Después de la aparición de esa encíclica, algunos hallazgos nuevos nos llevan al reconocimiento de la evolución como algo más que una hipótesis “.
Papa Juan Pablo II, Mensaje a la Academia Pontificia de Ciencias: sobre la evolución – 22 de octubre de 1996


17. ¿Por qué la Iglesia gobierna sobre la evolución?
“El magisterio de la Iglesia tiene un interés directo en la cuestión de la evolución, porque toca la concepción del hombre, a quien La relevación nos dice que fue creado a imagen y semejanza de Dios… El Concilio recordó que ‘el hombre es la única criatura en tierra que Dios quería por sí misma. “En otras palabras, la persona humana no puede ser subordinada como un medio para un fin, o como un instrumento de la especie o la sociedad; él tiene un valor propio”.
Papa Juan Pablo II, Mensaje a la Academia Pontificia de Ciencias: sobre la evolución – 22 de octubre de 1996
 

JUAN PABLO II

18. Animas Enim a Deo Creari Inmediato
“Pío XII subrayó el punto esencial: si el origen del cuerpo humano proviene de la materia viva que existía anteriormente, el alma espiritual es creada directamente por Dios (” animas enim a Deo inmediato creari catholica fides non retimere iubet “). (Humani Generis) “
Papa Juan Pablo II, Mensaje a la Academia Pontificia de Ciencias: sobre la evolución – 22 de octubre de 1996
 


19. Incapaz de servir como base
“Como resultado, las teorías de la evolución que, debido a las filosofías que las inspiran, consideran que el espíritu emerge de las fuerzas de la materia viva o como un simple epifenómeno de esa materia, son incompatibles con la verdad sobre el hombre. Por lo tanto, no pueden servir de base para la dignidad de la persona humana”.
Papa Juan Pablo II, Mensaje a la Academia Pontificia de Ciencias: sobre la evolución – 22 de octubre de 1996

20. Todos los organismos vivos están relacionados
“Según el recuento científico ampliamente aceptado, el universo estalló hace 15 mil millones de años en una explosión llamada” Big Bang “y se ha expandido y enfriado desde entonces. Más tarde surgieron gradualmente las condiciones necesarias para la formación de átomos, aún más tarde la condensación de galaxias y estrellas, y unos 10 mil millones de años más tarde la formación de planetas. En nuestro propio sistema solar y en la Tierra (formado hace unos 4.500 millones de años), las condiciones han sido favorables para el surgimiento de la vida. Si bien existe poco consenso entre los científicos acerca de cómo se explicará el origen de esta primera vida microscópica, existe un acuerdo general entre ellos de que el primer organismo habitó en este planeta hace aproximadamente 3.5-4 mil millones de años. Como se ha demostrado que todos los organismos vivos en la tierra están genéticamente relacionados, es prácticamente seguro que todos los organismos vivos hayan descendido de este primer organismo. La evidencia convergente de muchos estudios en las ciencias físicas y biológicas proporciona un apoyo cada vez mayor a alguna teoría de la evolución para explicar el desarrollo y la diversificación de la vida en la tierra, mientras continúa la controversia sobre el ritmo y los mecanismos de la evolución”.
Comisión Teológica Internacional, Comunión y Mayordomía: Personas humanas creadas a imagen de Dios – Julio 2004

21. Homo Sapiens
“Si bien la historia de los orígenes humanos es compleja y está sujeta a revisión, la antropología física y la biología molecular se combinan para hacer un caso convincente del origen de la especie humana en África hace unos 150,000 años en una población humanoide de linaje genético común. Sin embargo, debe explicarse que el factor decisivo en los orígenes humanos fue un aumento continuo del tamaño del cerebro, que culminó en el del homo sapiens. Con el desarrollo del cerebro humano, la naturaleza y la tasa de evolución se alteraron permanentemente: con la introducción de los factores humanos únicos de conciencia, intencionalidad, libertad y creatividad, la evolución biológica se reformuló como evolución social y cultural”.
Comisión Teológica Internacional, Comunión y Mayordomía: Personas humanas creadas a imagen de Dios – Julio de 2004


22. La causa no causada
“Con respecto a la evolución de las condiciones favorables al surgimiento de la vida, la tradición católica afirma que, como causa trascendente universal, Dios es la causa no solo de la existencia sino también la causa de las causas. La acción de Dios no desplaza ni suplanta la actividad de las causas creativas, sino que les permite actuar de acuerdo con sus naturalezas y, sin embargo, lograr los fines que él pretende. Al estar dispuesto a crear y conservar el universo libremente, Dios quiere activar y mantener en acción todas aquellas causas secundarias cuya actividad contribuye al desarrollo del orden natural que tiene la intención de producir. A través de la actividad de causas naturales, Dios hace surgir aquellas condiciones requeridas para la emergencia y el apoyo de los organismos vivos y, además, para su reproducción y diferenciación. Aunque existe un debate científico sobre el grado de intencionalidad o diseño operativo y empíricamente observable en estos desarrollos, de hecho han favorecido el surgimiento y el florecimiento de la vida. Los teólogos católicos pueden ver en tal razonamiento el apoyo a la afirmación que conlleva la fe en la creación divina y la providencia divina. En el diseño providencial de la creación, el Dios trino no solo pretendía hacer un lugar para los seres humanos en el universo, sino también, y en última instancia, darles cabida en su propia vida trinitaria. Además, operando como causas reales, aunque secundarias, los seres humanos contribuyen a la remodelación y transformación del universo”.
Comisión Teológica Internacional, Comunión y Mayordomía: Personas humanas creadas a imagen de Dios – Julio de 2004


23. El diseño inteligente no es una ciencia
“El diseño inteligente no es ciencia a pesar de que pretende serlo. Si quieres enseñarlo en las escuelas, el diseño inteligente debe enseñarse cuando se enseña religión o historia cultural, no ciencia”.
– p. George Coyne, principal astrónomo del Vaticano – 18 de noviembre de 2005

Benedicto XVI

 24. No es un simple diente en la evolución
“Pero el gran problema es que si Dios no existiera y si él no fuera también el Creador de mi vida, la vida en realidad sería un simple engranaje en la evolución, nada más; no tendría sentido en sí mismo. En cambio, debo tratar de dar sentido a este componente del ser. Actualmente, veo en Alemania, pero también en los Estados Unidos, un debate algo feroz entre el llamado “creacionismo” y el evolucionismo, presentado como si fueran alternativas mutuamente excluyentes: aquellos que creen en el Creador no podrían concebir de evolución, y aquellos que en cambio apoyan la evolución tendrían que excluir a Dios. Esta antítesis es absurda porque, por un lado, hay muchas pruebas científicas a favor de la evolución que parece ser una realidad que podemos ver y que enriquece nuestro conocimiento de la vida y el ser como tal. Pero por otro lado, la doctrina de la evolución no responde a todas las preguntas, especialmente la gran pregunta filosófica: ¿de dónde viene todo? ¿Y cómo comenzó todo lo que finalmente condujo al hombre? Creo que esto es de suma importancia”.
Papa Benedicto XVI, Reunión del Santo Padre Benedicto XVI con el clero de las diócesis de Belluno-Feltre y Treviso – 24 de julio de 2007


25. El Dios personal y rector
“No son los espíritus elementales del universo, las leyes de la materia, las que finalmente gobiernan el mundo y la humanidad, sino que un Dios personal gobierna las estrellas, es decir, el universo; No son las leyes de la materia y de la evolución las que tienen la última palabra, sino la razón, la voluntad, el amor, una Persona “.
Papa Benedicto XVI, Spes Salvi – 30 de noviembre, fiesta de San Andrés Apóstol, en el año 2007
 
 
26. El rubicón de la antropogénesis
“La arcilla se convirtió en hombre en el momento en que un ser por primera vez fue capaz de formar, aunque sea débilmente, el pensamiento de “Dios”. El primer “Tú” que, aunque tartamudeando, fue dicho por los labios humanos a Dios, marca el momento en que el espíritu surgió en el mundo. Aquí se cruzó el Rubicón de la antropogénesis. Porque no es el uso de armas o fuego, ni nuevos métodos de crueldad o de actividad útilitaira, lo que constituye el hombre, sino más bien su capacidad de estar inmediatamente en relación con Dios. Esto se mantiene a la doctrina de la creación especial del hombre … aquí … yace la razón por la cual el momento de la antropogénesis no puede ser determinado por la paleontología: la antropogénesis es el surgimiento del espíritu, que no puede ser excavado con una pala. La teoría de la evolución no invalida la fe ni la corrobora. Pero sí desafía a la fe a comprenderse más profundamente y, por lo tanto, a ayudar al hombre a comprenderse a sí mismo y convertirse cada vez más en lo que es: el ser que se supone que debe decirle a Dios en la eternidad.
Papa Benedicto XVI, Creación y evolución: una conferencia con el Papa Benedicto XVI en Castel Gandolfo, S.D.S. Stephan Horn (ed.), Págs. 15-16, 2008.


27. Aquino en la creación
“Tomás de Aquino enseñó que la noción de la creación debe trascender el origen horizontal del desarrollo de los acontecimientos, que es la historia y, en consecuencia, todas nuestras formas puramente naturalistas de pensar y hablar sobre la evolución del mundo. Thomas observó que la creación no es un movimiento, ni una mutación. Es, en cambio, la relación fundamental y continua que une a la criatura con el Creador, porque él es la causa de todo ser y de todo devenir (cf. Summa Theologiae, I, q.45, a. 3) “. – Papa Benedicto XVI, Discurso a los miembros de la Academia Pontificia de Ciencias – Viernes 31 de octubre de 2008

 
28. Para desenrollar el rollo de creación
“Evolucionar” literalmente significa “desenrollar un pergamino”, es decir, leer un libro. La imaginería de la naturaleza como libro, tiene sus raíces en el cristianismo y muchos científicos la han apreciado. Galileo vio la naturaleza como un libro cuyo autor es Dios de la misma manera que la Escritura tiene a Dios como autor. Es un libro cuya historia, cuya evolución, cuya “escritura” y significado, “leemos” de acuerdo con los diferentes enfoques de las ciencias, mientras que todo el tiempo presupone la presencia fundamental del autor que ha deseado revelarse en él. Esta imagen también nos ayuda a comprender que el mundo, lejos de originarse en el caos, se parece a un libro ordenado; es un cosmos”.
Papa Benedicto XVI, Discurso a los miembros de la Academia Pontificia de Ciencias – Viernes 31 de octubre de 2008


29. El alma intelectual
“La distinción entre un ser vivo simple y un ser espiritual que es capax Dei, apunta a la existencia del alma intelectual de un sujeto libre trascendente. Así, el Magisterio de la Iglesia ha afirmado constantemente que “toda alma espiritual es creada inmediatamente por Dios, no es” producida “por los padres, y también que es inmortal” (Catecismo de la Iglesia Católica, 366). Esto apunta al carácter distintivo de la antropología e invita a su exploración por el pensamiento moderno”.
Papa Benedicto XVI, Discurso a los miembros de la Academia Pontificia de Ciencias – Viernes 31 de octubre de 2008
 


30. ¿Existe el pecado original?
“Muchos piensan que a la luz de la historia de la evolución, ya no hay espacio para la doctrina de un primer pecado que luego habría impregnado toda la historia humana. Y, como resultado, el asunto de la Redención y del Redentor también perdería su fundamento. Por lo tanto, ¿existe o no el pecado original? Para responder, debemos distinguir entre dos aspectos de la doctrina sobre el pecado original. Existe un aspecto empírico, es decir, una realidad concreta, visible, diría tangible para todos. Y un aspecto de misterio sobre la base ontológica de este evento. El hecho empírico es que existe una contradicción en nuestro ser. Por un lado, cada persona sabe que debe hacer el bien e íntimamente quiere hacerlo. Sin embargo, al mismo tiempo, él también siente el otro impulso de hacer lo contrario, seguir el camino del egoísmo y la violencia, de hacer solo lo que le agrada, al tiempo que sabe que de esta manera está actuando contra el bien, contra Dios y contra su vecino En su Carta a los romanos, San Pablo expresó esta contradicción en nuestro ser de esta manera: “Puedo querer lo que es correcto, pero no puedo hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, pero hago el mal que no quiero”(7: 18-19). Esta contradicción interna de nuestro ser no es una teoría. Cada uno de nosotros lo experimenta todos los días. Y, sobre todo, siempre vemos a nuestro alrededor la prevalencia de esta segunda voluntad. Basta pensar en las noticias diarias de injusticia, violencia, falsedad y lujuria. Lo vemos todos los días. Es un hecho.”


Papa Benedicto XVI, Audiencia general, 3 de diciembre de 2008.

Please follow and like us:
Listener Steward

RELATED ARTICLES
error

Please spread the word :)